Estar más saludable parece como un sueño, algo que siempre has querido pero que piensas que son demasiados sacrificios. Claro, viendo a esas celebridades que solo comen cosas verdes y literalmente viven en el gimnasio, yo también lo pensaría. La verdad es que, según Nutrición Sin Más, “hay varios cambios que puedes hacer en tu dieta, pero no seas muy estricto, está bien disfrutar tus comidas favoritas de vez en cuando”.

Comienza el año, y te planteas un montón de propósitos para el año. Estar más saludable, hacer más ejercicio (o algo de ejercicio), ahorrar dinero, visitar a tu familia… Lo que sea. Pero quizás en otros años no te ha funcionado y, si no cambias la manera en la que intentas cumplir tus propósitos, ¿cómo esperas que este año sí los logres?

Así que, hay que empezar por el principio (duh), que es la forma de plantear tus objetivos. Si te dices “voy a bajar de peso” la verdad es que probablemente no lo hagas, porque es muy vago, no es una meta clara. Si de verdad quieres lograrlo, mejor redáctalo con un objetivo fijo, como “quiero rebajar 10 kilos, o 2 kilos mensuales”, porque así tendrás algo claro a lo que aferrarte.

De otra manera, será como quizás un mes rebajes 5 kilos, otro mes 10 gramos, o ni te acuerdes de tus propósitos hasta el 31 de diciembre y sea como “bueno, ni modo, ya será el año que viene”. Entonces, para evitar eso, plantéense siempre propósitos claros, con cifras, si es posible. Hacer ejercicio 3 veces a la semana, implementar 3 hábitos saludables en tu vida, ahorrar 100 dólares al mes…

Entonces, para darte una pequeña ayuda, te dejaré estos tips que puedes tomar y hacerlos parte de tu vida, que te harán sentir mucho mejor contigo mismo y traerán innumerables beneficios.

1. Cambia una bebida al día por agua

Si eres de los que no puede comer sin refresco, jugo o té empacado, definitivamente necesitas este propósito, pues todas esas bebidas tienen una cantidad exorbitante de azúcar, sodio, aditivos y muchas otras cosas que te perjudican en sobremanera. Mi consejo es que, al menos en una de tus comidas, sustituyas esa bebida por agua. ¿No te emociona tomar agua sola? Puedes optar por jugos 100% naturales, sin azúcar añadida ni ningún conservante porque además aportan muchas vitaminas y minerales, así como agua saborizada (igual, natural, que puedes hacer tú mismo) o té natural sin endulzar o con un poco de miel o agave.

2. Incorpora frutas y vegetales en TODAS tus comidas

Esto la verdad no es tan difícil, porque lo bueno de esto es que siempre hay una o dos verduras o frutas que combinan con tu comida. Ni siquiera tienes que modificar tus comidas diarias, simplemente ponle algo de tomate y lechuga a tus sándwiches, cómete una ensalada en el almuerzo y acompaña todos tus desayunos con fruta fresca. Todo esto está cargado de vitaminas y minerales que ayudan a tu organismo a funcionar de manera correcta y, en general, a sentirte mejor.

3. Come pescado dos veces a la semana

El pescado es la carne más saludable que existe, pues es muy baja en grasa y ayuda muchísimo a tu corazón, cerebro, ojos e incluso hasta a tu estado de ánimo. Puedes sustituir un almuerzo por pescado y guarda atún, salmón, sardinas o cualquier otro tipo de pescado enlatado y listo para comerlo con sándwiches, ensaladas o pastas de manera rápida.

4. Haz que la mitad de tus granos y harinas sean integrales

El pan blanco y el arroz blanco son deliciosos, sí, pero son alimentos muy refinados a los cuales les han quitado todos sus beneficios, como la fibra y muchas vitaminas, dejando solo las calorías vacías. Mejor opta por pan integral, que hay muchas variedades como con pasas, avena o zanahoria, arroz integral, harinas integrales, y prepara más quínoa, que es un súper alimento con muchos beneficios.

5. Lee las etiquetas

Muchas veces llevamos cosas a nuestro cuerpo que no tenemos ni la más mínima idea de lo que son o qué contienen. Por ejemplo, ¿esa barra de granola que desayunas y que juras que es súper saludable? Solo es azúcar y trigo refinado (pista: es muy malo).

6. Incorpora una comida sin carne a la semana

Me refiero a almuerzos y comidas pesadas, porque así estarás contribuyendo a que el ambiente no se contamine tanto, al sufrimiento de los animales y a tu salud, porque comer vegetales trae increíbles beneficios para ti.

¿Te gustaron estos consejos? ¿Quieres ver más? Entonces debes revisar este artículo sobre 22 maneras fáciles de estar más saludable. Y recuerda que eres lo que comes, así que mientras mejor comas, mejor te vas a sentir.



Comentario de Edith Gómez

Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. Twitter: @edigomben

  El Electrocardiograma del Marcapasos para DUMMIES. ¿Es posible entenderlo?

El libro definitivo para médicos no Cardiólogos para poder entender el ECG del marcapasos. Escrito por Javier Higueras, nuestro profesor del Aula de ECG. Hazte con él!
  Ver versión Kindle en Amazon »
  Ver Libro tapa blanda en Amazon »

¡Danos tu "Me gusta" para CardioTeca y recibirás todos nuestros contenidos en tu FaceBook!

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!