Lo dividiremos en secciones, para facilitar su asimilación.
En primer lugar el TC coronario:

  • SCOT-HEART (1): Estudio multicéntrico (llevado a cabo en 12 centros de escocia), abierto, de grupos paralelo. 4146 pacientes con angina estable que habían sido referidos a consulta de cardiología fueron distribuidos de manera randomizada a TC junto con el tratamiento estándar (2073 pacientes) o únicamente a tratamiento estándar (2073 pacientes) El end-point primario fue muerte de enfermedad coronaria ó infarto de miocardio no fatal a los 5 años. La mediana de seguimiento fue 4,8 años (de 3 a 7 años). El end-point primario a los 5 años fue menor en la rama de TC de manera significativa (2,3% [48 pacientes] vs 3,9% [81 pacientes]; Hazard ratio de 0,59; con un IC de 0,41-0,84; p=0,004). Aunque el número de cateterismos fue superior en la rama de TC en el primer mes de seguimiento se equilibró al final del seguimiento (Hazard ratio de 1; 95% de IC 0.91 a 1,27). Se objetivó así mismo que el tratamiento preventivo fue mayor en el grupo de TC (OR de 1,27; IC de 95%: 1,19-1,65) así como la terapia antianginosa (OR1,27; IC de 95%: 1,05-1,54) . No hubo diferencias significativas sobre muertes cardiovasculares o no cardiovasculares o muerte por ninguna causa. Este estudio pone de manifiesto la utilidad de TC cardiaco en pacientes con angina estable para diagnóstico de enfermedad coronaria lo que lleva a un tratamiento adecuado de la misma que como consecuencia disminuye el número de muertes de causa cardiovascular o de infarto no fatal en comparación con el tratamiento habitual simplemente.

  • Revisión sobre la trombosis subclínica de prótesis aórticas percutáneas (2). En esta revisión se realiza una descripción sobre la evaluación de pacientes con sospecha de trombosis subclínca tras una TAVI, entidad que se empezó a observar a raíz del PORTICO trial. Se indica el protocolo de adquisición necesario (50-100 cc de contraste, adquisición retrospectiva, sin modulación de dosis, con frecuencias cardiacas ≤ 70 lpm y de 120-140 Kv) y la necesidad de realizar un informe dirigido a este hallazgo. Se define como HALT como hipoatenuación de velos engrosados (objetivado en diástole) y HAM si estos velos tienen una hipoatenuación que afecta al movimiento (objetivado en sístole) objetivado como una reducción del movimiento de los velos en al menos 50%. En caso de presentar HALT + y HAM + en reconstrucción son la base para la definición de trombosis subclínica de válvulas aórticas percutáneas.

  • FFR y TC (3): Registro de 5083 pacientes, realizado en 38 paises diferentes a lo largo de 3 años (2015-2018), en el cual se estudió la relación del fractional flow reserve (FFR) con la decisión clínica y MACE. Se recogieron pacientes en los que se había indicado un TC de coronarias (58% presentaban angina). Los investigadores describían en primer lugar su plan de manejo y la estrategia de tratamiento basándose solo en el TC. Luego, a discreción del médico, los pacientes con estenosis en el rango de 30% a 90% en la TC podrían ser evaluados utilizando FFRct (HeartFlow), después de lo cual los investigadores tuvieron la opción de repensar su plan. Casi en dos tercios de las ocasiones (63.5%) lo realizaron. Se consideraba isquemia cuando el valor de FFRct era ≤ 0,80 en al menos un territorio coronario a 2 cm del lugar de la estenosis. Según el laboratorio central y los investigadores del centro, el 69% y el 63,5% de los sujetos, respectivamente, tuvieron un cambio de manejo tras la revisión de los resultados de FFRct. Del 23% (943) de los sujetos en los que se planificó la revascularización después de la TC, el 22% fue reclasificado a terapia médica después de la FFRct; El 5% de los pacientes cambiaron de terapia médica a revascularización según los resultados de FFR. La enfermedad coronaria no obstructiva fue significativamente menor en pacientes con FFRct> 0.80 (14.4%) en comparación con aquellos con FFRct <_0.80 (44%). En el seguimiento a corto plazo (90 días), los eventos adversos fueron raros, pero más altos en pacientes con FFRct <_0.80 (cociente de riesgo 14.68 para muerte / IM). No se informaron eventos adversos en pacientes con FFRct> 0.80. A pesar del poco tiempo de seguimiento, de ser un registro por lo que estos resultado deben ser validados con ensayos clínicos aleatorizados, parece que el FFRct es capaz de clasificar a aquellos pacientes con más riesgo, tenemos un número. El FFRct no nos va a decir todo sobre las lesiones coronarias pero sí a quien con quien podemos tener más seguridad en realizar un manejo médico, importante para el cardiologo clínico.

En segundo lugar la resonancia cardiaca:

  • Revisión sobre resonancia cardiaca en la cardiooncologia(4). Describe los protocolos necesarios para el estudio del paciente cardiooncológico y qué alteraciones se observan en cada una de las secuencias. Es un documento muy resumido, a la vez que completo pero básico sobre la evidencia actual de la resonancia cardiaca en cardiooncologia.

  • Documento en el que señala el papel en la caracterización del miocardio que tiene la resonancia cardiaca en el caso de los pacientes deportistas(5). La resonancia cardiaca tiene especial interés en el caso de sospecha de displasia arritmogénica de ventrículo derecho, miocardiopatía no compactada, miocarditis, anomalías coronarias, miocardiopatía hipertrófica, miocardiopatía dilatada ó para detectar patología en el denominado atleta veterano.

  • Metanálisis sobre el paper de la resonancia en la miocarditis(6). El objetivo de este metaanálisis fue evaluar la precisión de varios índices derivados de la resonancia cardiaca en el diagnóstico de la miocarditis. Se evaluó el valor del T1 y T2 mapping, el ratio de señal de T2, la presencia de realce temprano y tardío, volumen extracelular (VEC) y el cumplir los criterios de Lake Louise. El T1 nativo es el valor con mayor especificidad respecto al resto de índices. Se observa así mismo que el T2 mapping es superior al ratio de señal T2 y realce precoz así como que el VEC no es superior respecto a otros parámetros. El realce tardío tiene mejor especificidad comparado con los parámetros de T2 y realce precoz y es similar al T2 mapping y VEC.

  • Sobre amiloidosis cardiaca (7): Estudio retrospectivo en el que se reclutaron 286 pacientes en el centro de amiloidosis nacional de Reino Unido (Royal Free Hospital, Londres): 100 con amiloidosis AL sistémica, 163 con amiloidosis tipo ATTR y 12 con sospecha de amiloidosis cardiaca ATTR, 11 pacientes asintomáticos con mutación del gen TTR y 30 voluntarios sanos. Se realizó resonancia cardiaca (en equipo Siemens Avanto 1,5T) con T1 y T2 mapping en todos los pacientes y en16 se realizó biopsia miocárdica.

    El valor de T2 estaba aumentado en pacientes con amiloidosis cardiaca, siendo mayor el grado de T2 en pacientes con amiloidosis no tratada (amiloidosis AL no tratada 56,6 ± 5,1 ms vs amiloidosis AL tratada 53,6 ± 4,1 ms) con una p<0.001 comparada con sujetos control que tenían un T2 de 48.9 ±3.9 ms. La masa del ventrículo izquierdo y el volumen extracelular fueron mayores en pacientes con amiloidosis ATTR comparados con amiloidosis AL, mientras que la fracción de eyección del ventrículo izquierdo era menor (p<0.001). La evidencia histológica de edema estaba presente en un 87.6% de las biopsias. Mediante una regresión de Cox se objetivó que el T2 miocardio predice la muerte en la amiloidosis AL (OR= 1,48; IC 95% [1,20-1,82]) y continua siendo significativo tras ajustar con volumen extracelular y el NT-proBNP (OR=1.32, IC 95% [1,05-1,67]).

Para dar por finalizada esta revisión hablaremos del ecocardiograma:

  • Publicado en agosto, un documento de posición de EACVI describió el papel de las imágenes de multimodalidad (IMM) en adultos con cardiopatías congénitas (8). Al igual que con otras afecciones, se está dando cuenta de que la utilidad diagnóstica de IMM es mayor que la suma de individuos. Se espera que las pruebas y la integración de este concepto en la práctica clínica para pacientes con cardiopatías congénitas se aceleren en la próxima década. Los pacientes con cardiopatías congénitas son una población heterogénea con intervenciones previas altamente variables y, como tales, se encuentran entre los que más se benefician de la aplicación adecuada de IMM. El documento de posición describe el papel de cada modalidad de diagnóstico en la atención de pacientes con cardiopatías congénitas y presenta recomendaciones para un enfoque de IMM, con el objetivo de proporcionar la vía de diagnóstico más apropiada y rentable para cada paciente individual. Los autores concluyen que, "los pacientes con cardiopatías congénitas deben tener la imagen correcta, en el lugar correcto por el operador correcto en el momento correcto", que es un mensaje importante para todos los que estamos involucrados en la imagen cardíaca.

  • En octubre de 2018, la Sociedad europea de imagen cardiovascular publicó una actualización oportuna sobre recomendaciones sobre el uso de dispositivos de ultrasonido de mano (9)(la previa era de 2011 cuando acababa de salir al mercado) Ahora, los avances tecnológicos han llevado a una miniaturización progresiva, ya que algunos dispositivos no son más grandes que muchos teléfonos móviles, y el uso de dispositivos de ultrasonido de mano es mucho más generalizado. Sin embargo, el advenimiento de estas nuevas herramientas presenta nuevos desafíos, como el dominio en la adquisición de imágenes, el análisis, la interpretación y la generación de informes, que generalmente requieren aprendizaje y capacitación a largo plazo. Dentro del Sociedad europea de imagen cardiovascular, es importante proporcionar orientación para lograr el máximo beneficio para los pacientes en términos de optimización y seguridad, y para minimizar los inconvenientes del uso inapropiado de esta tecnología. La actualización de octubre de 2018 proporciona recomendaciones sobre adecuación, indicaciones, operadores, entornos clínicos, gestión y almacenamiento de datos, necesidades educativas y capacitación de usuarios potenciales. También aborda las lagunas en la evidencia, los temas controvertidos y los desarrollos tecnológicos futuros.

  • Este año, ha sido el “año de la revolución de la válvula tricúspide” (10) por ello quizá sea oportuno destacar una buena revisión sobre esta válvula con el uso del 3D enfocado especialmente a las intervenciones en hemodinámica, un campo en auge en el que acabamos de empezar a inmiscuirnos, ante todo se hace necesario conocer bien la anatomía de la válvula y cada uno de los dispositivos a implantar.


Bibliografía:

  1. Article O. Coronary CT Angiography and 5-Year Risk of Myocardial Infarction. N Engl J Med. 2018;379(10):924–33.
  2. Jilaihawi H, Asch FM, Manasse E, Ruiz CE, Jelnin V, Kashif M, et al. Systematic CT Methodology for the Evaluation of Subclinical Leaflet Thrombosis. JACC Cardiovasc Imaging. 2017;10(4):461–70.
  3. Villines TC. Can CT-derived FFR better inform clinical decision-making and improve outcomes in stable ischaemic heart disease? Eur Heart J. 2018;39(41):3712–4.
  4. Jordan JH, Todd RM, Vasu S, Hundley WG. Cardiovascular Magnetic Resonance in the Oncology Patient. JACC Cardiovasc Imaging. 2018;11(8):1150–72.
  5. Gati S, Sharma S, Pennell D. The Role of Cardiovascular Magnetic Resonance Imaging in the Assessment of Highly Trained Athletes. JACC Cardiovasc Imaging. 2018;11(2P1):247–59.
  6. Kotanidis CP, Bazmpani MA, Haidich AB, Karvounis C, Antoniades C, Karamitsos TD. Diagnostic Accuracy of Cardiovascular Magnetic Resonance in Acute Myocarditis. A Systematic Review and Meta-Analysis. JACC Cardiovasc Imaging. 2018;
  7. Kotecha T, Martinez-Naharro A, Treibel TA, Francis R, Nordin S, Abdel-Gadir A, et al. Myocardial Edema and Prognosis in Amyloidosis. J Am Coll Cardiol. 2018;71(25):2919–31.
  8. Di Salvo G, Miller O, Babu Narayan S, Li W, Budts W, Valsangiacomo Buechel ER, et al. Imaging the adult with congenital heart disease: a multimodality imaging approach-position paper from the EACVI. Eur Heart J Cardiovasc Imaging. 2018;19(10):1077–98.
  9. Cardim N, Dalen H, Voigt J-U, Ionescu A, Price S, Neskovic AN, et al. The use of handheld ultrasound devices: a position statement of the European Association of Cardiovascular Imaging (2018 update). Eur Hear J - Cardiovasc Imaging. 2018;1–8.
  10. Prihadi EA, Delgado V, Hahn RT, Leipsic J, Min JK, Bax JJ. Imaging Needs in Novel Transcatheter Tricuspid Valve Interventions. JACC Cardiovasc Imaging. 2018;11(5):736–54.

Comentario de la Dra. Rocío Eiros Bachiller

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid. Residencia de Cardiología en la Clínica Universidad de Navarra. Actualmente adjunta al Servicio de Cardiología del Hospital La Paz, en la Unidad de Imagen cardiaca. Ligada además a la centro de investigación médica aplicada (CIMA).



  El Electrocardiograma del Marcapasos para DUMMIES. ¿Es posible entenderlo?

El libro definitivo para médicos no Cardiólogos para poder entender el ECG del marcapasos. Escrito por Javier Higueras, nuestro profesor del Aula de ECG. Hazte con él!
  Ver versión Kindle en Amazon »
  Ver Libro tapa blanda en Amazon »

¡Danos tu "Me gusta" para CardioTeca y recibirás todos nuestros contenidos en tu FaceBook!

Aula de Electrocardiografía

Aula de Electrocardiografía

¡Súmate cada semana al debate de un nuevo ECG!

Suscríbete al Boletín de CardioTeca

¿Quieres todas las novedades de CardioTeca en tu bandeja de entrada? ¡Apúntate ya!

Por favor, indícanos cuál es tu especialidad. ¡Gracias!

Responsable del fichero: Campus Formacion Sanitaria S.L.
Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales.
La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.
Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.
Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a contacto@campusformacionsanitaria.com o ante la Autoridad de Control
Encontrarás más información en (POLITICAS DE PRIVACIDAD)